jueves, 5 de junio de 2014

BASTA DE MIEDO Y COMPLICIDAD: LUCHEMOS CONTRA LA ALIANZA OLIGÁRQUICA Y ROJIBURGUESA.



Documento Político de las
Fuerzas Bolivariana de Liberación, F.B.L.
Venezuela, Junio 2014


BASTA DE MIEDO Y COMPLICIDAD:
¡¡¡ LUCHEMOS CONTRA LA ALIANZA OLIGÁRQUICA Y ROJIBURGUESA
QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS QUE LA OCASIONARON.

En el día de hoy, 5 de junio de 2014, Unidades Territoriales de las Fuerzas Bolivarianas de Liberación, como parte del desarrollo de la GUERRA A MUERTE AL CAPITAL, activaron varias “Minas de Humo y Sonoras” en la ciudad de Caracas, capital de la República Bolivariana de Venezuela, específicamente en las adyacencias del Banco Central de Venezuela y el Ministerio del Poder Popular para la Economía, Finanzas y Banca Pública. Esta acción no tuvo por objeto agredir a persona alguna, ni destruir ningún bien público o privado, sino, esencialmente, de una acción de agitación y propaganda dirigida a:

ADVERTIR que entre todas las crisis que hoy confronta Venezuela como país, a saber: ambiental, energética, cultural, judicial, económica, institucional, familiar, sanitaria, vial, militar, laboral, educacional, financiera, etcétera, la peor y más grave de todas es la crisis que padece el propio pueblo de Venezuela; pues, mientras en su conjunto éste permanezca aletargado, indiferente y políticamente subordinado a la “vieja oligarquía opositora” y a la “nueva rojiburguesía gobernante”, no tendrá posibilidad alguna de construir una Patria Decente, Soberana, Independiente, Democrática y Socialista.

En este contexto, seria doloroso afirmar que, el futuro del pueblo venezolano en crisis será una repetición trágica de su pasado inmediato, es decir, más gobernantes que, a cambio de remuneradas comisiones en dólares, se colocan al servicio de intereses extranjeros en menoscabo de los nacionales; más engaño y escenificaciones teatrales de falsas polarizaciones entre supuestos bandos enemigos e irreconciliables, cuando en esencia ambos persiguen el control y administración de la Hacienda Pública para enriquecerse a costa de ella, ayer fueron: centralistas y federalistas, liberales y conservadores, continuistas y legalistas, adecos y copeyanos, hoy son: capitalistas salvajes y capitalistas rojiburgueses; más elecciones para escoger a quienes en su nombre y representación decidirán la utilización de los recursos públicos y, por ende, el futuro del país; más venta de petróleo a futuro en condiciones que sólo conocen los jerarcas rojitos del gobierno; más entrega de yacimientos de petróleo, gas, oro, diamante, hierro, bauxita, carbón, caliza, coltán, níquel, cuarzo, caolín, tungsteno, etcétera, a compañías trasnacionales bajo las figuras de empresas mixtas y concesiones en condiciones que comprometen la soberanía nacional; más militares que conciben la carrera de las armas como un largo sacrificio que es recompensado al momento de alcanzar los rangos superiores de mando, pues allí se les abren todas las posibilidades de hacer negocios a manos llenas, contrariando así la misión que les ha sido asignada por la Constitución y demás leyes de la República; más persecución, represión y asesinato de activistas populares, obreros, campesinos, indígenas, profesionales y estudiantiles, en razón de sus luchas a favor de la causa revolucionaria; más ocultamiento e inaccesibilidad a las cuentas y finanzas públicas, así como sobre el manejo y administración de la cosa pública; más indulgencia frente a los corruptos y las corruptas que asaltan impunemente el patrimonio público; más endeudamientos fraudulento de la nación y, a su vez, mayor diligencia y celeridad en el pago de las mismas sin auditorías previas; más expoliación de nuestras reservas internacionales líquidas a través de la fuga de capitales; más negación de los ancestrales derechos de los pueblos indígenas; más promoción y apoyo financiero a corrientes religiosas para fomentar el pensamiento metafísico, supersticioso y mágico, como negación de la racionalidad científica; más manipulación y anulación de los debates y discusiones acerca de los problemas centrales del país, mediante la imposición programada de epítetos, sobrenombres y adjetivos en función de anticipadamente descalificar a los actores políticos; más obstaculización y sabotaje a los planes destinados a impulsar el desarrollo del aparato productivo del país para justificar de este modo la importación de todo tipo de bienes y así beneficiar a la novísima y prospera burguesía comercial venezolana; más negación y desconocimiento de los derechos colectivos de la clase obrera; más desaplicación de las leyes destinadas a combatir el latifundio y estimular la agroproducción; más control y silenciamiento de los medios de difusión en aras de ocultar la realidad de lo que acontece en el país; más multimillonarias campañas propagandísticas y publicitarias para fomentar antivalores y desviar la atención del pueblo hacia temas vacíos e irrelevantes; más devaluaciones del Bolívar para disminuir el precio del trabajo humano y expropiar los ahorros de la población. En pocas palabras, más demagogia, más retórica radical, más espectáculos y circos, más enriquecimiento de las clases gobernantes, en detrimento del bienestar de las amplias mayorías populares y del desarrollo del país, en el marco de una permanente conflictividad que, en ningún caso, pone en riesgo la continuidad del capitalismo en Venezuela.

Las Fuerzas Bolivarianas de Liberación tiene plena consciencia de las implicaciones que comporta todo lo expresado en nuestros últimos comunicados, especialmente, en un país donde la actividad política se fundamenta principalmente en la demagogia, el soborno, la adulación, la permisibilidad, la complicidad, el clientelismo y la manipulación; sin embargo, asume la responsabilidad de afirmarlo para contribuir de esta manera con el proceso de elevación y desarrollo de la consciencia de los sectores populares del pueblo venezolano y, esencialmente, de su clase trabajadora, toda vez que la única forma de que el pueblo supere la crisis en que actualmente se encuentra, exige inexorablemente que tome consciencia de tal situación.

Un pueblo en preservación de su propio devenir histórico, de cara a su glorioso pasado de luchas, con vergüenza y dignidad nacional, con plena consciencia de sus intereses como colectivo organizado en Nación-Estado, con indomable espíritu de grandeza para asumir los desafíos que le plantea el mundo de hoy, indiscutiblemente no aceptaría ni por un minuto más la oprobiosa situación en que vive en estos momentos. ¿Es o no una desvergüenza e indignidad para un pueblo como el venezolano, precursor en Latinoamérica de las luchas antimperialistas, entre otros méritos como nación, aceptar pasivamente que se hayan robado 22 mil millones de dólares destinados a la importación de bienes, y que el gobierno nacional en absoluta complicidad se niegue a publicar la lista de las empresas a quienes se les asignó los referidos recursos, ocultando así la identidad de los responsables de tal crimen?

La posibilidad de redimir al pueblo venezolano, demanda de todos los hombres y las mujeres decentes que integran el conjunto de organizaciones que hacen parte del campo popular y revolucionario, o sea, partidos políticos de izquierda, asociaciones de pescadores, colectivos revolucionarios, consejos de trabajadores y sindicatos proletarios, frentes campesinos, organizaciones indígenas, asociaciones ecológicas, medios comunitarios y alternativos, grupos estudiantiles, gremios y asociaciones profesionales, cooperativas, consejos comunales, en síntesis, todos los que hoy digna y resueltamente luchan en defensa de sus intereses y derechos y, por tanto, de la patria, a IMPULSAR UNA AMPLIA JORNADA DE PROPAGANDA, AGITACIÓN Y LUCHA dirigida a rescatar y consolidar la vergüenza y dignidad nacional como rasgos positivos de la personalidad del Pueblo venezolano; a reactivar su espíritu rebelde; a desencadenar sus poderes creadores; a potenciar sus capacidades revolucionarias, en fin, a rescatar el orgullo de ser un pueblo cuna de Libertadores y Libertadoras y digno heredero del legado del Comandante Chávez, en su esfuerzo por construir la República Bolivariana de Venezuela.

En medio de este complejo y convulsionado panorama, y como contribución y parte de la mencionada jornada de propaganda, agitación y lucha, es que las Fuerzas Bolivarianas de Liberación decide ejecutar esta acción en las inmediaciones del Banco Central de Venezuela y el Ministerio del Poder Popular para la Economía, Finanzas y Banca Pública, habida cuenta que estos organismos públicos constituyen el instrumento por el que la vieja oligarquía y la nueva rojiburguesía oficializan sus políticas financieras y monetarias, en ocasión a las cuales, impunemente dilapidan el erario público que luego atesoran en sus arcas privadas y cuentas bancarias en el exterior.

Adicionalmente, las Fuerzas Bolivarianas de Liberación le propone al campo popular y revolucionario de la patria, centrar en un primer momento la actividad propagandística, de agitación y lucha con mira a: Primero: Exigir al Banco Central de Venezuela la inmediata publicación de la lista de CADIVI. Segundo: Exigir a la Asamblea Nacional que se discuta y apruebe la constitución de la Comisión Nacional para el Saneamiento de la Administración Pública y Castigo a los responsables de delitos contra el Patrimonio Público, la cual deberá estar integrada por calificados profesionales en la materia, así como, representantes de universidades, gremios, sindicatos y, en general, de las organizaciones del pueblo en lucha, para que investiguen todo lo relacionado con la asignación de divisas y presenten las respectivas acusaciones contra los delincuentes. Tercero: Exigirle al Presidente Nicolás Maduro que en ejercicio de sus Poderes Habilitantes se comprometa y proceda en lo inmediato a lo siguiente: a) No devaluar más de forma directa o encubierta el Bolívar; b) Incorporar con fuerza de ley a la actual política monetaria, mecanismos que compensen a los Ahorristas por la fraudulenta expropiación de su capacidad adquisitiva representada en sus ahorros. c) Incorporar con fuerza de ley a la actual política monetaria, mecanismos de corrección monetaria para las remuneraciones y salarios de los trabajadores y trabajadoras. d) Incorporar representantes del sector académico, profesional, sindical, campesino, estudiantil, cooperativo, productivo y comunitario de la nación a los organismos públicos que administran las divisas. e) Declaración, control y repatriación de los capitales robados a la nación. f) Definir una nueva política impositiva que peche a los grandes Capitales, cobrando el impuesto a la ganancia que permita no solo enfrentar a la usura si no que los obligue a pagar por ésta. g) Eliminación del IVA, ya que termina siendo el consumidor final quien termina pagándolo al ser incorporado en la estructura de costos a lo largo de toda la cadena comercial. h) Diferenciar el impuesto al débito bancario visto que en la actualidad independientemente de los ingresos de la población bancarizada a todo el mundo se le pecha el mismo porcentaje, es decir, que lo mismo paga el trabajador que los grandes capitales, esta diferenciación se puede realizar tomando entre otros criterios como el ingreso y la actividad económica en la que se participe. i) Diferenciar la aplicación del impuesto sobre la renta (ISLR), que el que más tenga, más pague. 4) Iniciar un proceso de articulación y coordinación en la perspectiva de ir tomado las correspondientes previsiones en función de la organización y realización de nuevas formas avanzadas de lucha, bajo la consigna de: POR LA DECENCIA NACIONAL Y LA TRANSPARENCIA ADMINISTRATIVA, en caso de que el gobierno no le de curso a los anteriores planteamientos.


Finalmente, las Fuerzas Bolivarianas de Liberación, considera que este es un momento de UNIDAD POPULAR, en función de la defensa de los Intereses del Pueblo frente a la agresión fiscal y monetaria del gobierno y el gran capital, materializada en las sucesivas devaluaciones abiertas y encubiertas del Bolívar, sin contemplar compensaciones para las y los Trabajadores y Ahorristas del país. Por tanto, es hora de superar las falsas divisiones a la que se nos ha conducido producto de una aparente polarización entre “Socialistas Rojiburgueses” y “Capitalistas Salvajes”. En consecuencia, todo el Pueblo Trabajador de Venezuela, sin distingo de militancia política alguna y basándose exclusivamente en sus intereses comunes, debe movilizarse amplia y enérgicamente para avanzar en defensa de la soberanía e independencia de la patria y en aras de la construcción socialista.


JUNTO A BOLIVAR DECIMOS: ¡TODO EL PODER PARA EL PUEBLO!

SOMOS HIJOS DE BOLÍVAR Y BOLÍVAR VIVE

Secretariado Nacional de las F.B.L.


1 comentarios :

  1. Uds son medios estupidos. Si tuvieran bolas echarian a Maduro!

    ResponderEliminar